119.6

Ayer fue un día raro, raro, raro… si un rato raro.

Por un lado un viaje a Madrid en un día esplendido, con un motivo maravilloso y después de un paseo laaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaargo, pero con un sabor agridulce y subrepticio, pero a lo hecho pecho.

Como decía, el día lucía luminoso y hermoso, hasta que una mancha negra se plantó en medio mitad. Ahí, en medio, o a un lado, pero con esa presencia sombría que hace que no puedas evitar verlo.

Ayer fue un día irrepetible (como todos, a veces escribimos unas tonterías enormes, al igual que a veces las hacemos).

Hoy ya es otro día, así que en lo que al proyecto99 se refiere las ecuaciones de valor ganado se disparan a favor del avance, la calidad y el cronograma.

About Juan

Amante esposo, padre de dos, de workaholic a serial entrepreneur
This entry was posted in estoy sano, Familia. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *